Guerra y paz. Pueblos.
Se agudizan las contradicciones entre los “polos”
(II) EE-UU- R.P. China
Por Orestes Martí

Ayer abordamos el tema de las relaciones EE.UU. — Federación de Rusia (I EE.UU. — Federación de Rusia) y hoy tocaremos el de EE.UU. — República Popular China.

Ante todo, vamos a reproducir un Comentario que aparece hoy mismo -publicado por Xinhuanet- titulado “Una vez más la magia de la diplomacia del ping-pong en el que se puede apreciar que todo hace indicar que el gigante asiático sigue apostando por la solución pacífica en las relaciones con el otrora “polo dominante”, leámos:

“BEIJING, 10 abr (Xinhua) — Hace cincuenta años, con un encuentro inesperado pero afortunado, los jugadores de ping-pong chinos y estadounidenses rompieron barreras ideológicas profundamente arraigadas y comenzaron un proceso de remodelación mundial que finalmente volvió a unir los dos países después de 20 años de hostilidad y aislamiento mutuos.
“Medio siglo después, bajo una fuerza visible en Washington que intenta desacoplar a los dos principales actores mundiales, ya estrechamente entrelazados, en detrimento del interés global, merece particularmente la pena echar una mirada retrospectiva al maravilloso legado y aprovechar una vez más el poder de la diplomacia del ping-pong.
“Lo que se puede aprender de la historia legendaria es que las diferencias culturales y sistemas políticos no son obstáculos reales para los intercambios entre pueblos y, lo más importante, que los dos países tienen el coraje y la sabiduría para dirigir su relación por el camino correcto.
“Cuando el jugador de ping-pong estadounidense Glenn Cowan subió ocasionalmente al autobús que transportaba al equipo chino en aquel día de 1971, en plena Guerra Fría, recibió de los jugadores chinos gestos de buena voluntad y respeto, en lugar de actos hostiles.
“Las interacciones amistosas ayudaron a ambas naciones, distanciadas desde hacía mucho tiempo, a conocerse mejor. Los líderes políticos de ambos países aprovecharon la señal positiva e impulsaron la normalización de las relaciones bilaterales, lo que condujo al establecimiento de lazos diplomáticos entre ambos países ocho años después. La pequeña pelota movió al gran mundo.
“A lo largo de las décadas, el conocimiento mutuo entre chinos y estadounidenses se ha profundizado enormemente y sus interacciones han surtido muchos frutos y beneficios para ambas partes y el resto del mundo.
“Los dos países tienen ahora 50 pares de provincias y estados hermanos y 231 pares de ciudades hermanas. Además, China ha sido una de las mayores fuentes de estudiantes internacionales en Estados Unidos desde hace varios años.
“En el aspecto económico, el comercio bilateral ha experimentado un increíble aumento, desde casi 2.500 millones de dólares registrados a fines de la década de 1970 a unos 600.000 millones de dólares el año pasado.
“Lo que China y Estados Unidos han logrado en las últimas décadas muestra que países y pueblos con sistemas y valores diferentes pueden respetarse mutuamente y vivir juntos en paz, siempre que tengan la voluntad de manejar las diferencias y aspirar a beneficios mayores y a largo plazo.
“Lamentablemente, durante los últimos cuatro años, algunos halcones en Washington intentaron desvincular las dos principales economías del mundo. Libraron guerras comerciales, obstruyeron la cooperación científica bilateral normal, impusieron restricciones a los estudiantes y viajeros chinos y vendieron mentiras absurdas sobre China relacionadas con la pandemia. Esas acciones han dañado gravemente la relación bilateral que muchos consideran como la más importante del mundo.
“De hecho, es otro momento vital para los dos grandes países. Hace cinco décadas, los entonces líderes de China y Estados Unidos optaron por aprovechar la oportunidad creada por sus atletas y acabaron con el distanciamiento entre los dos países. La comunidad mundial se maravilló de su coraje y perspicacia políticos.
“Como dijo el presidente chino, Xi Jinping, en su conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Joe Biden, en la víspera del Festival de Primavera en febrero, es deseo común de ambos pueblos y de la comunidad internacional en general ver un desarrollo sólido y estable de las relaciones China-Estados Unidos.
“Aunque los días de la diplomacia del ping-pong son bastante diferentes a los de hoy, la cooperación y la comunicación siguen siendo el único camino a seguir para ambas partes. De hecho, China y Estados Unidos enfrentan oportunidades aún mayores y deben satisfacer las demandas para trabajar entre sí en un mundo de desafíos globales e interdependencia crecientes.
“Por lo tanto, los políticos en Washington deberían unirse a Beijing para que la relación de pueblo a pueblo entre los dos países siga creciendo. Eso puede comenzar con la retirada por parte de Washington de todas las medidas tóxicas impuestas por la anterior Administración estadounidense para normalizar los intercambios bilaterales.
“El desacoplamiento no es, ni nunca debería serlo, una opción. Por los intereses de ambos países y los de la comunidad mundial en general, los elaboradores de políticas en Washington deben mostrar el coraje y sabiduría de sus predecesores hace medio siglo y tomar la decisión audaz y correcta”
.

En otro orden de cosas, recientemente hemos estado abordando -en este Servicio de Información Señal, junto al periodista Fernando Alemán- el tema del Proyecto Canarias Tecnológica y obviamente no podemos dejar de mencionar el vínculo entre ambos asuntos cuando de China, la Ruta de la Seda y el desarrollo marítimo portuario se trata. Por lo tanto, vamos a abordarlo también.

Canal TELEGRAM de Almayadeen en español

China mira al Ártico para evitar otro atasco en Suez
Diversos estudios, por ejemplo, demuestran que el Ártico contiene un 22% de los recursos de combustibles fósiles aún no descubiertos del mundo.
Como nos han recordado los acontecimientos de la semana pasada en el canal de Suez, las grandes rutas marítimas del mundo -las arterias por las que fluye la savia de la economía mundial- están definidas tanto por puntos de estrangulamiento como por aguas abiertas, comenta un artículo de la revista The National Interest.

Algunos de estos puntos de estrangulamiento son bien conocidos: el canal de Panamá, el estrecho de Gibraltar, el estrecho de Ormuz y el propio canal de Suez.
Otros ocupan un lugar menos destacado en nuestro imaginario geográfico colectivo: el estrecho de Molucas, el estrecho de Turquía, el Bab el-Mandeb o Puerta de las Lágrimas y el estrecho de Lombok.
Pero no se equivoquen: sean conocidos o no, los puntos de estrangulamiento definen las vías marítimas del mundo, y mantenerlos sin obstáculos es un interés fundamental de cualquier nación que dependa del comercio marítimo para su riqueza y bienestar.
Una vez más, como los acontecimientos de la semana pasada nos han hecho conscientes, el bloqueo accidental de uno de estos puntos de estrangulamiento es un riesgo siempre presente.
Pero el verdadero peligro, el que mantiene en vela tanto a las compañías de seguros marítimos como a los planificadores estratégicos navales, es la posibilidad de que se cierren esos puntos de estrangulamiento a propósito por la fuerza militar, ya sea durante la guerra o en conflictos no bélicos.
Estos puntos de estrangulamiento pueden cerrarse en tiempos de conflicto mediante minas, misiles o bloqueos. Esto es mucho más fácil de hacer que controlar la alta mar o negar el acceso a esos mares.
E incluso la perspectiva de un aumento de las tensiones en lugares como el estrecho de Ormuz puede hacer que las tarifas de los seguros marítimos se disparen.
Si alguno de estos pasos vitales se cerrara debido a un acto de guerra deliberado, las consecuencias geopolíticas y económicas podrían ser catastróficas. Y si se cierran por una de las partes de un conflicto a costa de otra.
Es con este telón de fondo que hay que ver el reciente interés de la República Popular China en el Ártico.
En enero de 2018, China presentó su Política Ártica, la cual declaró que el país es un estado cercano a ese punto del planeta.
El documento continúa pidiendo una mayor participación china en la “exploración y explotación de recursos” en la región, y un mayor papel para China en los foros regionales.
Más allá de este documento, China también ha dejado claro que prevé un mayor papel para los militares chinos en la protección de los intereses polares de China.
En pocas palabras, China se ve a sí misma como un participante activo y una parte importante en los asuntos del Ártico. También reconoce que necesita desarrollar las capacidades de proyección de poder -fuerzas, infraestructura de bases, etc.- que le permitan cumplir su vocación ártica.
La lógica de esta nueva política es doble. Por un lado, hay una cantidad considerable de petróleo, gas natural y otros recursos naturales que son cada vez más accesibles a medida que se derrite el hielo del Ártico.
Diversos estudios, por ejemplo, demuestran que el Ártico contiene un 22% de los recursos de combustibles fósiles aún no descubiertos del mundo, con quizás 90.000 millones de barriles de petróleo y 1.670 billones de pies cúbicos de gas natural situados bajo las disputadas aguas internacionales de la región.
Además, la región contiene considerables depósitos de elementos de tierras raras, minerales esenciales para tecnologías militares, informáticas y ecológicas de vanguardia, como vehículos eléctricos, turbinas eólicas y paneles solares.
China ve oportunidades comerciales y estratégicas en el Ártico y se está posicionando para explotarlas.
Por otra parte, y al menos igualmente importante, Beijing está interesado en el Ártico porque ofrece una ruta menos vulnerable hacia el mercado europeo.
En la actualidad, la gran mayoría del comercio chino con Medio Oriente, África y Europa debe pasar por al menos dos de los puntos de estrangulamiento marítimo del mundo.
La ruta hacia el Golfo Pérsico implica el tránsito por el estrecho de Malaca y el estrecho de Ormuz. Del mismo modo, para navegar desde Shangai hasta el Mediterráneo, un barco debe pasar por el Estrecho de Malaca, la Puerta de las Lágrimas y el Canal de Suez.
En cada uno de estos puntos de estrangulamiento, el tránsito puede ser denegado tanto por estados hostiles como por actores no estatales.
Reconociendo la vulnerabilidad estratégica inherente a esta situación, Beijing ha empezado a buscar naturalmente alternativas.

Una de ellas ha sido invertir en rutas comerciales terrestres alternativas a través de su iniciativa “Belt and Road”. Otra ha sido construir oleoductos e infraestructuras de transporte que conecten el puerto pakistaní de Gwadar con el oeste de China. Y Beijing ha cortejado agresivamente al gobierno panameño para asegurar el acceso chino al canal.
China ha propuesto incluso la construcción de un canal a través del istmo de Kra, en Tailandia, con el fin de evitar el estrecho de Molucas.
Por último, Pekín ha aumentado el tamaño, la capacidad y el alcance de la Armada del Ejército Popular de Liberación (EPL) y ha desarrollado el “collar de perlas” -una red de instalaciones militares y comerciales chinas que se extiende desde la China continental hasta Puerto Sudán, en el Cuerno de África- para apoyar sus esfuerzos por mantener el flujo del comercio marítimo chino a través de la región Indo-Pacífica.
Pero quizás el enfoque más ambicioso ha sido buscar una ruta hacia Europa y hacia adelante que evite todos los principales puntos de estrangulamiento desde Shanghái hasta el Pireo, una ruta mucho menos vulnerable a la interdicción por parte de potencias hostiles.
Esta ruta, que atraviesa literalmente la cima del mundo, es la Ruta Transpolar o Transártica.
Esta ruta tiene ventajas comerciales convincentes. Para los viajes entre Europa y China, la Ruta Marítima Septentrional puede ser ya dos o tres semanas más rápida que el canal de Suez.
Al atravesar el Ártico, la Ruta Transpolar podría ahorrar dos días más. Pero también ofrece algo igual de importante: la ventaja estratégica de no pasar por ninguno de los principales puntos de estrangulamiento del mundo.
Sólo el tiempo dirá si la Ruta Transpolar dará resultado, si el cambio climático y la disminución del casquete polar la convertirán en una superautopista marítima realmente viable. Pero Beijing apuesta por ello.
Y los recientes acontecimientos en Suez pueden hacer que China redoble su apuesta

China aprueba nueva vacuna contra COVID-19 para ensayos clínicos
ESPECIAL: Mayores de 60 años reciben con entusiasmo vacunas chinas contra COVID-19 en Argentina
Llega a Ecuador segundo lote de vacunas chinas de Sinovac contra COVID-19
Aumenta 12 % volumen de carga ferroviaria de China en primer trimestre de 2021
Chery retira 82.867 vehículos de mercado en China
Hebdomadario de Economía China
Chile recibe séptimo cargamento de vacunas contra COVID-19 de la farmacéutica china Sinovac
China está dispuesta a trabajar con Brasil para promover asociación estratégica integral, dice canciller chino
Taiwán planea realizar ejercicios con fuego real en unas islas en el mar de la China Meridional
EE.UU. habría invitado a Corea del Sur a unirse a la red de “asedio a China” y Seúl respondió con un ‘no’
FOTO: China crea con ayuda del 5G un perro robot que imita los hábitos de uno real y sería el más rápido del mercado

Crecientes preocupaciones por efectos secundarios de vacuna AstraZeneca afectan distribución en UE
Puntos de vista. Entrevista a Adán Chávez, embajador de la RBV en Cuba.
Más de 160 millones de dosis de vacunas administradas en la parte continental de China
El presidente de Ucrania visita posiciones militares en Donbass
China presenta experiencia en lucha contra la pobreza
Un nuevo restaurante de comida china lleva a San Francisco los sabores tradicionales

Archivo de publicaciones en Medium

Miembro de la Red de la Federación Internacional de Comunicadores Populares (RedFICP)

Miembro de la Red de la Federación Internacional de Comunicadores Populares (RedFICP)