Toma de pantalla

Pueblos: Estados Unidos de América; “La Hora de la verdad”, dicen algunos (V). Ganadores y perdedores.
Por Orestes Martí.

Publicado en esta serie: Pueblos: Estados Unidos de América; “La Hora de la verdad”, dicen algunos.

Dicen algunos (I)
La Hora ha llegado (II).
La incertidumbre (III).
El “berrinche” (IV).

Los análisis -más o menos profundos-, los comentarios -algunos bastante superficiales, por cierto- y las opiniones sobre el proceso que acaba (¿?) de concluir en el centro del imperio, se dice que a un costo de 14 mil millones de dólares solo de “campaña” -según una información de TeleSUR en Youtube-, continúan generándose y tratando no sólo de brindar información sobre lo que ha acontecido y acontece en torno al evento en sí, sino también tratando de despejar incógnitas sobre el rumbo de los acontecimientos.

Algunas de estas informaciones, a continuación:

Foto Prensa Latina

Biden, el hombre sosegado, llega a la presidencia de EE.UU.
Washington, 7 nov (Prensa Latina) El Partido Demócrata de Estados Unidos optó por Joe Biden y venció: hoy cuatro años de accionar intempestivo de Donald Trump quedan atrás por lo que parece avecinar una gestión más sosegada.
Biden prevé revertir de inmediato algunas medidas de Trump
Trump se convierte en el principal resultado de búsqueda de la palabra “perdedor” en Twitter; y Biden de ganador.
Kamala Harris: “Puedo ser la primera mujer vicepresidenta en la historia de EE.UU., pero no seré la última”
VIDEO: La reacción del abogado de Trump al enterarse en plena rueda de prensa de que las proyecciones de medios dieron la victoria a Biden

En esa enorme masa de información, vamos a compartir con nuestros amables lectores dos trabajos. El primero es una Nota de prensa que nos envía el destacado periodista y activista social Andrés Gómez, vicepresidente de la Red Social Integrada Martianos.

Andrés Gómez Vicepresidente de la RSI Martianos.

NOTA DE PRENSA
Alianza Martiana
7 de noviembre de 2020
AL BORDE DEL PRECIPICIO
Miami.- Las organizaciones de la emigración cubana y latinoamericana que en Miami integramos la Coalición Alianza Martiana: la Brigada Antonio Maceo; la Alianza Martiana (como organización individual); la Asociación Cultural José Martí; el Círculo Bolivariano de Miami, Negra Hipólita; la Asociación de Mujeres; y Radio Miami con júbilo nos unimos a aquellos que en nuestra comunidad y el resto del país celebran la derrota electoral de Donald Trump.
Una ola reaccionaria sin entendimiento real de la obscena gestión de gobierno de Donald Trump ha sido vencida. Trump ha sido derrotado por más de cuatro millones de votos.
Ahora esperamos que el nuevo gobierno encabezado por
Joe Biden y Kamala Harris restablezca y normalice relaciones más justas con los pueblos de Cuba y Venezuela. Mucho han sufrido ambos de nuestros pueblos debido a las políticas genocidas implantadas por Donald Trump. Es hora de darle fin.
Reclamamos asimismo nuestros derechos de poder viajar y ayudar a los nuestros en Cuba sin restricciones como fue ley bajo la Administración Obama-Biden hace escasamente cuatro años atrás.
Continuaremos luchando por lograr la más completa normalización de las relaciones entre el pueblo de Estados Unidos y todos nuestros pueblos del Caribe y América Latina, muy especialmente los de Cuba y Venezuela, bajo la nueva Administración.

El segundo es un análisis de Roberto Cobas Avivar, titulado La derrota de Donald Trump — ¿qué significa?

Foto tomada del sitio de Cobas Avivar.

Más de 70 millones de personas votaron para derrocar a Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre. Este no fue un voto para Joe Biden, un candidato verdaderamente poco inspirador que sólo se convirtió en el nominado cuando el establecimiento de la clase dirigente del Partido Demócrata se unió para impedir que Bernie Sanders obtuviera la nominación a principios de marzo. Tampoco la histórica participación de los votantes para Biden significó el apoyo a sus posiciones pro-Wall Street, pro-guerra y su papel como arquitecto del actual sistema policial y de encarcelamiento masivo.
En los últimos minutos, las principales cadenas de medios de comunicación de propiedad corporativa anunciaron que Joe Biden tenía suficientes votos del colegio electoral para convertirse en el próximo presidente de los Estados Unidos.
Cabe destacar que Fox News, que ha animado tan ruidosamente a Donald Trump durante los últimos cuatro años, también celebró la elección de Biden y cambió drásticamente el tono de su cobertura para apoyar a Biden y a la campaña que él dirigió.
Donald Trump insiste en que seguirá luchando. Argumenta que él es el verdadero ganador de las elecciones y la única razón por la que podría no ser presidente es por el amplio fraude electoral. Esto no es cierto y, a medida que el voto por correo llegaba cada vez más a Pensilvania, Georgia y otros estados, quedaba claro que Trump había perdido de hecho el voto del colegio electoral en una contienda muy estrecha que reproduce casi exactamente el estrecho resultado de 2016, pero con los márgenes invertidos.
Trump rompió la regla cardinal de la política capitalista estadounidense cuando denunció el sistema electoral como un fraude. Mantener la imagen de una transferencia pacífica de poder entre los dos partidos de la clase dominante por más de un siglo ha sido considerado un elemento central del gobierno capitalista estadounidense. La transferencia pacífica del poder confiere legitimidad al sistema. Todo sistema requiere o bien violencia bruta no diluida que se dispensa rutinariamente a las clases oprimidas, o bien se basa en su legitimidad con un sector de la población que luego, por supuesto, se complementa con la amenaza de la violencia y la coacción del Estado. La “democracia” es la forma preferida de gobierno de clase porque lograr la legitimidad con un sector significativo de la clase obrera y los estratos intermedios hace que el sistema sea más fácil de mantener. Evita la tensión y el conflicto que hace que el gobierno de clase sea más complicado e inestable.
La motivación de Trump es muy estrecha y personal. Una vez fuera de su cargo, él y su familia serán objeto de múltiples procesamientos penales y casos legales civiles en muchos estados sobre cuestiones relacionadas con la evasión fiscal, el fraude financiero y otros delitos de este tipo. Si Trump se convierte en un civil, pierde sus inmunidades para los procesos estatales por delitos financieros. Este será el futuro de Trump y él lo sabe. La clase gobernante no sacrificará la legitimidad de su sistema político para proteger a Donald Trump en su vida civil post-presidencial.
Trump ha pasado los últimos días tratando de usar movilizaciones ultra-derechistas y fascistas para detener el conteo de votos. Pero se ha aislado cada vez más. Su base de apoyo dentro del establecimiento capitalista se está desmoronando y eso continuará. El hecho de que Fox News y el consejo editorial del Wall Street Journal se hayan vuelto en su contra en su búsqueda por condenar el proceso electoral es una clara indicación de que su destino está sellado.
Las elecciones presidenciales de 2020 fueron un plebiscito sobre Trump. Los demócratas lo hicieron muy mal en el resto de las elecciones. Perdieron escaños ante los republicanos en la Cámara y no lograron ganar el Senado. El hecho de que fue una elección cerrada a nivel presidencial en un momento de la mayor catástrofe sanitaria y el desempleo masivo en la memoria viva muestra lo poco que el Partido Demócrata tiene que ofrecer a las masas. La clase dirigente del Partido Demócrata adoptó una orientación de centro-derecha y se negó a aceptar las demandas de Medicare Para Todos; la cancelación de alquileres y pagos de hipotecas durante la pandemia; la cancelación de la deuda estudiantil; o reformas policiales significativas. Irónicamente, el mismo establecimiento del Partido Demócrata ahora culpa a la izquierda por sus fracasos en las contiendas electorales durante las elecciones.
El Partido para el Socialismo y la Liberación ha argumentado desde 2016 que Donald Trump es simplemente un síntoma de una enfermedad mayor. El capitalismo tardío está destruyendo no sólo a la clase obrera y a los pobres, sino también a grandes sectores de la clase media. A medida que los multimillonarios se hacen más ricos y poderosos, el nivel de sufrimiento humano dentro del “país más rico del mundo” aumenta rápidamente.
La enfermedad más grande es el capitalismo, y la cura es reemplazar el sistema que fomenta la pobreza en medio de la abundancia y destruye a los trabajadores con una pequeña clase de los ultra ricos concentrando la riqueza y el poder. La solución no está en el Partido Demócrata sino en la sustitución del capitalismo por un sistema social humano, racional y sostenible: el socialismo.
La tarea en cuestión es construir un movimiento de masas que exija que la Casa Blanca de Biden tome medidas de emergencia inmediatas para erradicar el desempleo masivo; proporcionar un ingreso habitable garantizado para todos aquellos que se han quedado sin trabajo; cancelar alquileres, desalojos y ejecuciones hipotecarias; cancelar la deuda estudiantil; y adoptar un Medicare para todo el sistema de salud. Al mismo tiempo, tenemos que movilizar una mayor oposición al militarismo y la guerra de los Estados Unidos, que no ha disminuido ni un poco en el discurso de Joe Biden.

In English

TELECENTRO DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

Joe Biden y Cuba.
CUBA LE DA UNA BOFETADA A TRUMP!
BIDEN y TRUMP contra CUBA.

Miembro de la Red de la Federación Internacional de Comunicadores Populares (RedFICP)

Miembro de la Red de la Federación Internacional de Comunicadores Populares (RedFICP)